Sabine Jontofsohn Anruf/whatsapp: +491769913 9425 Wilhelm-Busch-Str.41 60431 Frankfurt

Seleccione su idioma

  archColor logo   no background

Empatía peligrosa

¿Cómo es posible? ¿La empatía puede ser peligrosa?" Exactamente - a esta conclusión llega el científico Paul Bloom, profesor de psicología en Yale y autor del libro: "Against Empathy. The Case for Rational Compassion.

Pero primero las cosas en orden. ¿Qué es exactamente la empatía? Cuando Paul Bloom habla de empatía, se refiere a "yo siento lo que siente otra persona", es decir, la empatía afectiva, por así decirlo.

 

Empatía afectiva

Cuando se trata del tema de la empatía, un terapeuta de pareja o psicoterapeuta se refiere a esta forma. Se espera que los socios se brinden mutuo entendimiento y empatía, y que el comportamiento compasivo conduzca a una relación más amorosa y fortalezca los vínculos entre ellos. Esto es cierto. Puede unir a las personas y ser una fuente de alegría compartida. Por un lado. Sin embargo, si uno de los socios está atravesando una crisis emocional o física profunda, demasiada empatía puede tener efectos negativos.

Bloom destaca los aspectos negativos de la empatía: la visión estrecha impide comprender la realidad compleja, la considera inadecuada para desarrollar estrategias de solución a largo plazo cuando se trata de ayudar a los demás.

Argumenta que es difícil tener una perspectiva completa de la situación cuando la necesidad de otros nos absorbe. Tomamos en nosotros sentimientos negativos como desesperación, dolor, sufrimiento o tristeza, y la inundación emocional amenaza con bloquear nuestra capacidad de actuación.

La empatía afectiva conduce al estrés empático, y su intensidad depende de la sensibilidad de la persona y de las circunstancias. Si la situación estresante persiste, por ejemplo, en relaciones cercanas con familiares deprimidos o dependientes, esto puede llevar a la agotamiento emocional y el burnout en casos extremos.

Además, el estrés empático también puede provocar una menor disposición para ayudar o incluso agresiones:

Un experimento realizado por Tania Singer del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales mostró cómo la empatía afectiva afecta el estado de ánimo.

Un grupo de sujetos fue sensibilizado durante varias semanas para la empatía emocional, mientras que al grupo de comparación se le enseñó a practicar la empatía cognitiva junto con una actitud amigable.

Posteriormente, se observó la reacción de ambos grupos ante películas con personas que sufrían. De hecho, los sujetos sensibilizados emocionalmente sufrieron más y esto condujo a un estado de ánimo más negativo. El grupo de comparación fue más capaz de pensar de manera orientada a soluciones.

Hay otro peligro del que Bloom cree que surge el "reflejo de empatía": también las agrupaciones y la pertenencia a grupos funcionan de esta manera. Sin embargo, aquí también radica un problema. Dado que la naturaleza de la empatía afectiva se basa en impulsos emocionales y no en la formación reflexiva de opiniones, es exactamente eso: no reflexiva. Una persona altamente sensibilizada en empatía, que descuida el aspecto cognitivo, puede ser fácilmente manipulada a través de este tipo de empatía. Individuos significativos, opiniones grupales o medios de comunicación pueden transmitir información emocional unidireccional con imágenes llamativas, titulares sensacionalistas y llamamientos (pseudo-) morales, a los cuales las personas 'empáticas' pueden sucumbir. Este mecanismo no solo es utilizado con gusto por estados autoritarios para asegurar el poder, sino que también grupos populistas intentan ganar simpatizantes, especialmente a través de la manipulación de las emociones.

En su mayoría, esto se refiere a la exclusión de otros, a aquellos que piensan de manera diferente o a minorías. Por lo tanto, otra perspectiva sostiene que el problema radica menos en la "empatía" en sí, sino más bien en la dinámica del sistema autoritario.

 

La otra forma de empatía

La buena noticia es que existe otra forma de empatía que es menos estresante pero que aún fomenta y permite la disposición para ayudar, conocida como empatía cognitiva.

La empatía cognitiva se refiere a otra manera de ponerse en el lugar del otro. En este caso, se trata menos de sentir y más de comprender las intenciones, sentimientos y motivaciones de los demás de manera mental. Esta forma de percepción también se diferencia neurofisiológicamente: mientras que la empatía afectiva está vinculada a la amígdala, la empatía cognitiva se localiza en la corteza prefrontal. A diferencia de la empatía afectiva, no se produce una identificación personal con el otro; en cambio, la persona cognitivamente empática adopta una actitud de aceptación amistosa.

 

Cuando la empatía afectiva tiene sentido

La gran fortaleza de la empatía afectiva radica en que, a través de la identificación con el otro y de la comprensión emocional, se genera una mayor cercanía con un compañero, fortaleciendo la relación y liberando oxitocina, la hormona del apego. Para el mantenimiento de una buena relación, es crucial entender los sentimientos y necesidades de una persona desde su perspectiva. Esto crea y mantiene la cercanía emocional. Solo de esta manera somos capaces de reconocer lo que es importante para el otro y de comportarnos en consecuencia. Las personas que sufren durante mucho tiempo de aislamiento social pierden la capacidad de evaluar correctamente a los demás y de interpretar adecuadamente su comportamiento y necesidades. A veces, un contacto social positivo es suficiente; en otros casos, el apoyo de la psicoterapia puede ser útil para recuperar pronto una mayor elocuencia empática.

 

La dosificación es clave

¿Qué podemos aprender de esto?

Ambas formas de empatía pueden ser entrenadas de manera activa, y ambas son importantes. Sin embargo, debemos decidir en función de la situación cuál es más favorable. Así como las parejas distanciadas pueden aprender a través del entrenamiento en terapia de pareja a tener más empatía y resonancia emocional en su relación, es posible que las personas emocionalmente sensibles aprendan a dosificar su compasión en favor de una mejor higiene mental, una mayor capacidad de acción y soluciones más reflexionadas.

 

We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.